“Del centro a la periferia: Descentrarme para centrar a la familia” Equipo SIDI

Estamos deconstruyendo nuestros centros para dejar de hacer AT en los edificios, y hacer AT en las personas...

En 2002, un grupo de profesionales que trabajaban en atención temprana y en asociaciones de familiares de chicos con autismo,  unimos voluntades y conocimientos para conformar una asociación. Hoy somos una entidad constituida por 22 psicólogos, logopedas y fisioterapeutas que acompaña a unas 380  familias de niños de entre 0 y 12 años con necesidad de apoyo.

En el año 2014 tomamos la decisión de optar por las Prácticas Centradas en la Familia, constituimos un grupo de trabajo e iniciamos la transformación. Primero de los líderes, y después de todo el equipo. Paralelamente, empezamos a diseñar una herramienta que nos permitiera regular los nuevos procesos y recoger la información.

Diseñamos un plan de cambio, siguiendo el modelo de implementación de Programas y Sistemas para la Primera Infancia[1].

Ahora mismo estamos en la fase de implementación Inicial. Consideramos que una parte importante de los niños están siendo atendidos en el enfoque. El lenguaje de los profesionales y su actitud hacia las familias ha cambiado. Hemos modificado documentos y textos, e incorporado procesos y herramientas como la entrevista en rutinas, el ecomapa o el PIAF.

Estamos muy satisfechos. Pero el camino esta siendo más difícil de lo esperado. La lógica del sistema, el sentido común que acompaña a la PCF no son suficientemente potentes por si mismos para producir los cambios que queremos. Al menos, a la velocidad que queremos.

DESARROLLO DEL PROYECTO

Tomada la decisión de cambiar nuestras prácticas, iniciamos el proceso de implementación siguiendo el modelo de Programas y Sistemas para la Primera Infancia[1]

La ejecución del plan, es un  proceso que implica la toma de decisiones para realizar modificaciones, innovaciones e iniciativas, para modificar las condiciones y las bases en las que la entidad quiere asentarse en el cambio[2]

El modelo consta de 4 etapas de implementación que se superponen. Cómo explican los autores las etapas “a menudo se superponen, con actividades relacionadas con una etapa que aún se producen o se repiten como actividades relacionadas con la siguiente etapa” [3]

El proceso de implementación se expone a continuación, con los objetivos ligados a cada fase.

1. Etapa de EXPLORACIÓN

En esta fase evaluamos las necesidades de la entidad y se consideran las posibilidades de satisfacerlas. Decidimos qué plan de acción seguir y qué recursos son necesarios para ponerlo en práctica.

1.1 Equipo de implementación:

  • La dirección de la entidad estableció equipos motores del cambio formados por profesionales con habilidades de liderazgo y capacidad de motivación.

1.2 Datos:

  • Evaluamos las necesidades de las familias y los profesionales mediante varias escalas y  reflexionamos sobre las posibilidades de satisfacer las necesidades que se exponían.
  • Se realizaron visitas a otras entidades de España para compartir experiencias.

Conocido el modelo de PCF, tomamos la decisión de que era el modelo que necesitaba nuestra entidad.

1.3 Infraestructura:

  • Diseñamos un plan de acción para la transformación de la organización.

 

2. Etapa de INSTALACIÓN

Es la fase en la que se establecen las competencias individuales, las relacionadas con la organización y la infraestructura necesaria para apoyar el proceso de transformación hacia las nuevas prácticas. Aunque, en este momento, todavía no estaba afianzado el modelo, comenzamos a practicar algunas estrategias aprendidas.

2.1 Equipo de implementación:

  • Elegimos un equipo para liderar la trasformación.
  • Se determinó un equipo de coordinación para el acompañamiento de los profesionales.

2.2 Datos:

  • Se establece un sistema de acompañamiento y feedback a los profesionales.
  •  Se creó un sistema flexible de verificación de los procesos.
  • Se incrementó la presencia en redes sociales.
  • Asistimos  a encuentros en los que se explicó la trasformación y las nuevas prácticas.
  • Se compartió información con otros profesionales.

2.3 Infraestructura:

  • Se creó una herramienta de gestión capaz de dar respuesta a las necesidades de comunicación y gestión de la información.
  • Los profesionales conocieron las técnicas  para aplicar el modelo de PCF.
  • Los profesionales comenzaron a adquirir habilidades y conocimientos prácticos sobre el modelo para aplicarlo en nuestro contexto.
  • Los profesionales empezaron a comprender y asumir su rol respecto a la familia hacia un modelo colaborativo e igualitario.
  • Se ayudó a los profesionales a emplear un nuevo lenguaje en su relación con las familias y con otros profesionales.
  • Se rediseñaron los espacios en los que se recibían a las familias para que fueran más amables al cambio.
  • Se adaptaron los procesos a las herramientas de las prácticas centradas en familia.
  • Se facilitó la comunicación entre los profesionales de la entidad y el acceso a la base de datos desde cualquier ubicación
  • Se facilitó la comunicación entre profesionales y familias y la trasparencia de los procesos
  • En septiembre de 2016, se hizo la transición a la nueva plataforma de gestión de datos y comunicación.

 

3. Etapa de IMPLEMENTACIÓN INICIAL

La etapa inicial de implementación ya nos llevó a aplicar el nuevo modelo en algunas de las familias.

3.1 Equipo de implementación:

  • El equipo de coordinación, junto con el equipo de dirección, acompañó la aplicación del modelo con las primeras familias.

3.2 Datos:

  • Se realizó una nueva valoración del proceso a los profesionales, con la escala Finesse II (Families in Natural Environments Scale of Service Evaluation).[4]
  • Se programó una nueva valoración del proceso a las familias, con la escala Finesse II.

3.3. Infraestructura:

  • En una primera fase se realizó una prueba de usabilidad, aplicando el modelo en dos pueblos distantes 30 km de la ciudad. 
  • En una segunda fase se inició la aplicación del modelo en un 30% de las familias.
  • Se generalizó el sistema de gestión de datos y la plataforma de comunicación a toda la organización
  • Se proporcionó una línea telefónica y un Smartphone a cada profesional de referencia.                                                                     

 

4. Etapa de IMPLEMENTACIÓN COMPLETA

“La implementación completa se produce a medida que la nueva práctica se integra en todos los niveles del sistema y la mayoría de los profesionales proporcionan con habilidad nuevos servicios. La implementación completa significa que más del 50 por ciento de los profesionales de la primera infancia están implementando la innovación con fidelidad al modelo y se están logrando los resultados esperados” [5]

La implantación total del modelo no se ha alcanzado todavía.

 

CONCLUSIONES

Hemos iniciado un cambio vital. Una transformación que afecta al ser y al hacer. En el trabajo en la organización y en las personas. Ha sido duro. Y lo está siendo. No todos vamos al mismo paso y necesitamos apoyo y tiempo. Más acompañamiento y pequeños gestos o micro-actuaciones que sutilmente nos reconduzcan al camino trazado cuando nos distrae el paisaje o la inercia nos hace tomar rectas las revueltas del sendero.

Los profesionales quieren más formación en el modelo. Quizás estén pidiendo tener más seguridad y habilidad, pero lo dicen con palabras cruzadas. Nos atascamos en el trato a las familias y en el establecimiento de objetivos. Nos cuesta.

También nos acompañan las dudas. Afortunadamente. Tenemos dudas en el acompañamiento a los niños con menos necesidad de apoyo. Vacilamos sobre como incorporar en el modelo necesidades que para las familias no son prioritarias. No sabemos bien cómo hacer para mejorar el acceso y apoyo en los colegios.

No hay vuelta atrás. La actitud de los profesionales de Sidi es mayoritaria, casi unánime, en cuanto a la aplicación de las prácticas. Las dificultades vienen de la adaptación de los procesos, la economía, el entorno y las expectativas de las familias.

Hemos aprendido, y muy bien, a ayudar a los niños, pero no sabemos trabajar con las familias, aunque se nos llena la boca de decir que lo hacemos.

Necesitamos poder realizar valoraciones más funcionales para adaptar más nuestras acciones a los objetivos, y que lo que hacemos tenga impacto real en las necesidades de los niños.

Sentimos soledad. Somos pocos y, en nuestra comunidad, no encontramos otros corredores que nos acompañen en el camino.

Sin embargo, en los últimos meses percibimos un evidente aumento de las referencias por parte de instituciones, administración, profesionales y otros CAIT a las prácticas centradas en familias. Nuestra duda no es si va a ser un enfoque mayoritario, sino cuándo.

…hemos dejado atrás la luz artificial de nuestras viejas salas de observación. Ahora trabajamos con la luz del sol, los sonidos y olores de la vida.

Hacemos AT en las personas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] An Integrated Stage-Based Framework for Implementation of Early Childhood Programs and Systems. Metz, A. , Naoom, H. S. F., Halle, H. T., Bartley, L. ,( May 2015). OPRE Research Brief #2015-48. “Trad.a”.

[2] Idem

[3] Idem

[4] McWilliam, R.A. (2011). Adaptación experimental (2013). McWilliam, R.A, García-Grau, P., Martínez-Rico, G., Grau, D., Cañadas, M. y Calero, J.

[5] An Integrated Stage-Based Framework for Implementation of Early Childhood Programs and Systems. Metz, A. , Naoom, H. S. F., Halle, H. T., Bartley, L. ,( May 2015). OPRE Research Brief #2015-48. “Trad.a”.

 

[1] (Mettz, Allison; Naoom, Sandra F.; Halle, Tamara y Bartley, Leah).  

valoración: 
0
Sin votos
Comunidad donde se desarrolla la idea: 

Compartir esta Idea

Últimos Comentarios